Te recuerdo así


Por Micaela Di Julio

Repartiendo panfletos coloridos de Anamora por los hoteles decadentes de La Perla a la hora del desayuno.

Aterrizando mi mirada, aún demasiado despierta, a las siete de la mañana en el rosado amanecer por Playa Grande deseando un churro de Manolo.

Las maderas rotas de los Chalets olvidados y tenebrosos, a la esquina de la costa. Un tenue recuerdo de una burguesía olvidada.

Una pareja mayor, con brillantina, tacos y sombrero bailando un cuarteto al lado del casino.

La peatonal San Martín. Los anteojos de plástico apoyados sobre una manta blanca, los perritos fucsias, sus ladridos agudos y piruetas torcidas, las luces de neón del trencito de la alegría y una Pantera Rosa con un ojito bizco.

El olor a garrapiñada, las luces rojas del Sacoa, el centro repleto de turistas usando toallas mojadas como pollera en pleno verano.

El asfalto roto y los pozos. El olor espeluznante a harina de pescado camino al Puerto.

Imagino cómo se conocieron, las pocas veces que pasamos por el Gianelli al lado de Chuchillo.

Regresando a tus olas turbulentas en la neblina y el viento helado de junio después de 11 años.

Mi última despedida. Con una valija en cada mano, la mirada borrosa de lágrimas y ustedes, del otro lado del vidrio de la estación. Y yo, sin ganas de decir adiós.

Mar del Plata.

Te recuerdo así.


El texto surgió en el Taller de Escritura Creativa de Revista Wacho.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.