Te recuerdo así


Por Micaela Di Julio

Repartiendo panfletos coloridos de Anamora por los hoteles decadentes de La Perla a la hora del desayuno.

Aterrizando mi mirada, aún demasiado despierta, a las siete de la mañana en el rosado amanecer por Playa Grande deseando un churro de Manolo.

Las maderas rotas de los Chalets olvidados y tenebrosos, a la esquina de la costa. Un tenue recuerdo de una burguesía olvidada.

Una pareja mayor, con brillantina, tacos y sombrero bailando un cuarteto al lado del casino.

La peatonal San Martín. Los anteojos de plástico apoyados sobre una manta blanca, los perritos fucsias, sus ladridos agudos y piruetas torcidas, las luces de neón del trencito de la alegría y una Pantera Rosa con un ojito bizco.

El olor a garrapiñada, las luces rojas del Sacoa, el centro repleto de turistas usando toallas mojadas como pollera en pleno verano.

El asfalto roto y los pozos. El olor espeluznante a harina de pescado camino al Puerto.

Imagino cómo se conocieron, las pocas veces que pasamos por el Gianelli al lado de Chuchillo.

Regresando a tus olas turbulentas en la neblina y el viento helado de junio después de 11 años.

Mi última despedida. Con una valija en cada mano, la mirada borrosa de lágrimas y ustedes, del otro lado del vidrio de la estación. Y yo, sin ganas de decir adiós.

Mar del Plata.

Te recuerdo así.


El texto surgió en el Taller de Escritura Creativa de Revista Wacho.

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *