¿Por qué hacemos Pensemos la diversidad?


Aunque Argentina tiene una de las legislaciones más avanzadas en materia de derechos para las personas LGBT (matrimonio igualitario, identidad de género y el reciente cupo laboral trans), todavía nuestro país sigue siendo muy desigual.

Cada 3 días se registra algún crimen de odio contra una persona LGBT. El 46% de los casos corresponden a lesiones al derecho a la vida, es decir a asesinatos, suicidios y muertes por ausencia y/o abandono estatal; y el 54% a lesiones al derecho a la integridad física.

Del total de las víctimas, el 78% de los casos corresponden a mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros).

Estos números se sabe que son más, ya que no todas las personas se animan a denunciar las agresiones que sufren a diario.

Pero además, la violencia no solo es física. Para muchas personas LGBT se hace difícil conseguir un trabajo simplemente por ser quienes son. Solo el 8,9% de las mujeres trans tienen un empleo formal. Sin oportunidades, la gran mayoría se ve obligada a dedicarse a la prostitución.

Lo mismo sucede en el ámbito educativo. El 60% de las personas travestis-trans no terminó el secundario y el 20% ni siquiera terminó el primario.

Atrás de estos números hay nombres. Son personas que todos los días ven como sus sueños quedan truncos simplemente por ser quienes son.

En Wacho creeemos que para que esta situación termine es necesario visibilizarla. Pero no alcanza con mostrar los números, también hace falta contar las historias que hay atrás.

Por eso, elegimos 6 áreas que creemos que son clave para generar cambios: los medios, la música, la literatura, el deporte, la escuela y el trabajo.

Si logramos que estos espacios se vuelvan más inclusivos y diversos, gran parte de nuestro largo camino va a estar allanado.

Esto ya no se trata de nosotrxs, sino de los que vienen atrás.

Qué lxs más chicxs puedan ver su reflejo en la tele, escuchar sus canciones en la radio, encontrar sus historias en los libros, tener pegado el póster de alguien con su cuerpo en su cuarto y sentirse que encajan en el colegio para que cuando les toque ser grandes no sufran lo que otrxs sufrieron.

¡Gracias por sumarte!

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *