Mis palabras te quedaron grandes


Por Camila Passante

Hay cosas que nunca cambian, aunque cambie de lugar. Como llegar a la casa de tus viejos y que abunde el olor a sahumerio mezclado con comida. Que tu perro, el mismo que criamos por 7 años, me olfatee y me mueva la cola como si no hubiese pasado el tiempo. El café de cafetera con dos cucharadas de azúcar, la tele encendida 24/7 mientras nadie la mira y las charlas con tu vieja en el sofá.

Mientras camino por los pasillos de tu casa me doy cuenta de que nada cambió. El cepillo de dientes sigue estando en el mismo lugar que hace un año atrás, esas fotos que te regalé para un cumple, estilo polaroid, siguen colgadas en el mismo lugar. Y en mi cabeza resuena esa voz interna que se pregunta ¿Por qué siguen colgadas nuestras fotos? ¿Será que todavía me querés? ¿Será que te pesa tanto como a mi dejarme ir? 

No tendré las respuestas ni el control, solo puedo decir que en esa casa, en esa pieza, en ese amor dejaste lo que ya no querías. Aunque vuelvas a casa de tus viejos y seguro mires nuestras fotos, eso quedará con tu pasado. Ahora instagram me cuenta qué tenés casa nueva, colgaste esos cuadros qué compramos en la feria del Tigre, qué tenés cama de dos plazas. Pensar qué dormíamos acurrucados con nuestros perros en una cama de una plaza, esa qué también rechinaba cuando teníamos sexo y lo hacíamos en mute para qué tus viejos no escuchen. 

Hoy ya no te veo, no te siento, no te escucho. Olvido tu voz por completo, me pongo a pensar lo difícil que debe ser que se muera alguien a quien amás. Supongo que el dolor es casi el mismo. En fin, lo perdés. No hay un nosotros, no hay perritos ni domingos de paso a paso. Ahora, sola en mi cuarto, con mi bolsa de agua caliente y el silencio que me abruma. 

¿Y si venís un ratito? Te cocino aunque sabés que odio cocinar, si, ya sé, no pararía de quejarme. Venite, la corremos a la Coni de la cama, te presto mi mejor almohada. Miramos una serie cortita, de esas que te gustan a vos, que tienen solo una temporada. Veni, te espero con música y con esas cosquillitas en la cara.


El texto surgió en el Taller de Escritura Creativa de Revista Wacho.

12 Commentarios

  1. Avatar
    Sol
    Responder

    Hermoso 🧡🥺 me llego al corazón

  2. Avatar
    Maria Camila
    Responder

    Sentí cada una de tus palabras, hermoso lo que transmitís!!

  3. Avatar
    cristian.u
    Responder

    Que sincero se leyo, me hace ponerme en el lugar de un dolor que en un tiempo senti, pero por suerte ya no mas. Me encanto, publiquen mas cosas asi

  4. Amé sentir cada una de tus palabras, las hice propias por un ratito. Hermoso!

  5. Avatar
    Inés
    Responder

    Que hermosas palabras! ❤️

  6. Avatar
    Delfi
    Responder

    Ay Cami, me hiciste lagrimear. Muy sentidas palabras, hermoso texto. Lo hice propio de principio a fin. Felicitaciones!!! ♥️

  7. Avatar
    Agus
    Responder

    Sentí que una parte de mi estaba escribiendo ese texto, que triste pero que lindo a la vez

    • Avatar
      JeSi
      Responder

      Cuando un escrito sale del corazón no hay más nada que agregar! Amarte pequeña 🙏🙌💫

  8. Avatar
    Rosario
    Responder

    Lindas palabras, muy sentidas, se nota al leerlo. Gracias por compartirlo!

  9. Cuánta sinceridad. Y dolor

  10. Avatar
    flor
    Responder

    Te leí y te re sentí! tenes tanta luz camilita! a brillar !

  11. Avatar
    Cata
    Responder

    Tan transparente y sincero! Te sentí leyéndolo ❤🙌🏼👏🏼

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *