Los muros del miedo


Toda violencia comienza con un muro, todo muro se legitima con miedo, después de llorar bastante, conocí gente. Descubrí que se puede hacer algo más que ver películas. Por construir una sociedad que se cimenta en falsedades matamos, queremos privarnos del dolor, matamos, cerramos los ojos bien fuerte, inventamos estrategias, remedios, medicina y olvidamos que el dolor muchas veces es nuestra propia medicina por eso existen los dramas o las melodías tristes. No todo es el sol y hasta el calor quema cuando es demasiado. Ojalá algún día usemos nuestra humanidad para el sin fin de creaciones que estamos capacitados y quizás este dolor nos sirva para recordarnos que somos humanos, que empatizamos, que el dolor del otro lado del mundo puede ser tan fuerte como el de adentro o el de al lado.

Miedo al silencioso, miedo al ruido.

Solo una mente absurda piensa en términos geográficos. Solo una mente anacrónica piensa en saltos y en atajos.

Un muro no es más que un tiro. Bala de imposición, arrebato. Un muro es un desquiciado y conservar, un atraso.

Quiero transformar tu violencia. Desgajar uno a uno tus engaños No quiero entender esa mente. Quiero encenderla y cambiarlo. Tenía miedo. Tenía miedos. A la indiferencia. A la incertidumbre. Pero más y del más profundo a la aceptación, al no-abuso. Miedo al peso de las palabras obesas y de tanto, hasta lo liviano tiembla, ¿Qué teme?, ¿Desaparecer?, ¿O teme más la vergüenza?

Miedo al miedo. Miedo a convencerme de ser animales de costumbre. Miedo a esperar que el tiempo lo cure todo. Miedo a la depresión y a la angustia. Miedo a los fenómenos de masa. Miedo al miedo, sobre todas las cosas. Y más a que el miedo se transforme en bálsamo. Miedo que subestima y penetra. Vidas permeables. Miedo al miedo. Y pesa, como mil piedras.

Pecha el pecho y vacía el verso. Rompe rostros, mata manos.

El pensamiento peca y aniquila al acto.

Muerte al muro, que es el miedo. Muerte al muro y llave al llanto.

Por Felicitas Lanusse Homse

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *