La calma


Por: Leandro Lodosa.

Sacando un recuerdo del montón me sumerjo en un viaje sin verdad, pero lleno de figuras y espacios. Un rato en este mundo y el presente se desvanece, deviene silenciosamente, sin molestarnos. Barco en aguas calmas, velas dobladas y un viento narcótico del sur.
Imposible abandonar ahora este mundo hermoso, su forma se mantiene pero los dibujos que contiene se abren y cierran con una celeridad solaz. Países por descubrir, con el barco quieto y sin apuros; el viento nos reclama más velocidad, pero los países de mi memoria son y serán un misterio en constante metamorfosis de interpretación.

Mi pecho está por explotar de arte, me inundan las imágenes y me ahogo en páginas quebradizas. Miro un ojo y se abre un mundo, miró dos y exploto. Te acercas y me diluyo entre las tablas del banco, tus labios son lisérgicos y reaniman mis visiones por dias.

Ahora vuelvo, volteo, miro la caja collage que me regalaste un día, en el parque, y me asombra la fatalidad del presente, que ya no podría forjar semejante orfebrería, fruto de un espíritu femenino inocente y puro como el tuyo. Retazos de playas y mares, cielos nublados, horizontes, intercalados alrededor de la caja. En su interior las pinceladas borrascosas y coloridas me recuerdan el suave vaivén de tus manos, delicado movimiento, divina caricia de color como la que dejaste en mis mejillas ese dia.

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *