Instrucciones para dar un abrazo


Primero que nada, si está en algún sitio con sillas o mesas o quizás algún gancho, le sugiero, mejor aún le obligo a que se saque su orgullo, lo doble de un modo desprolijo, estrujándolo como si fuera una masa de pizza y lo abandone en alguno de los lugares antes comentados. En caso de no tener nada alrededor, simplemente tírelo al piso y píselo como si fuera la colilla de un cigarrillo.

Hecho el primero paso, es el momento en que debe levantar la cabeza hasta ponerla en una posición de 90 grados. Tener cuidado de no pasarse y parecer que uno está por encima del otro. Si todavía siente algún retazo del orgullo o quizás una incipiente culpa, puede bajar unos 10 grados el mentón y fijar la mirada en el cuello de la otra persona.

Una vez llegado hasta aquí, abra bien grande los ojos. Piérdale el temor al llanto, si tiene que venir, pues bienvenido sea. El agua ayudará a lavar las últimas migas culposas y orgullosas. Conecte con la mirada de la persona a abrazar y quédese unos segundos ahí. No más de siete, no menos de tres. En ese lapso de tiempo, hará una radiografía de todo lo que pasó antes y del porque están ahí frente a frente a punto de quebrar la distancia.

Atención: este es el último momento para dar marcha atrás, tomar el orgullo y escaparse. Una vez superados los segundos y hecha la radiografía, ya no habrá retorno.

Si usted llegó hasta este paso, entonces abra bien los brazos, como si quisiera atrapar el amor invisible que desprende la otra persona y luego dé un paso hasta quedar a unos 15cms del otro cuerpo. Comience a cerrarlos lentamente hasta dar con la espalda ajena. Una vez haya terminado de contraer los dos brazos, empuje el cuerpo del otro hacia su propio pecho y apoye toda la caja torácica. Elija uno de los lados y lleve su cara hacia el hombro. Por último, inhale fuerte para que el alma de su par vuelva a entrar en su cuerpo.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.