En camino a gritar


Por Sandro Díaz

Aunque voy muy rápido, el tiempo es muy poco y de todos modos no llego.
El sueño es el camino y ese camino es el lugar perfecto para alguna vez poder gritar con furia, pero con paz.

Aunque a veces en ese camino no sé qué es peor, no sentir nada o sentir dolor.
O mejor despertar cuando esa tormenta pase.

Soy de la generación de abuelos milicos y de las madres laburantes.
Boxeando todos los días con la vida, así llegué a ganármela.

No hay una escuela para aprender a vivir, que cambie el mundo para que no me mate…
¡Que el viejo mundo no te mate!
Y devuelta me pregunto
¿Soy yo o el sistema?
O somos el fuego que el viento no puede apagar.

Los que sienten que perder la lógica es perder el aire, que perder el sentir es perder la vida.
La sociedad te va apagando, vos no dejes que te apaguen.
La revolución es más simple de lo que creés: se esconde en una canción, en un niño que crece y sonríe.

Hacé una pausa y aprende a mirar, creciendo, pero sin envejecer por dentro.

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *