Dame mi Revolver


Con la llegada de Spotify y las infinitas listas que armo cada vez que estoy aburrido, dejé de escuchar los Beatles por discos. Salvo cuando me junto con el Mecle o el Chocho. 

Intenté revertir un poco la situación y hace unas semanas que pongo Revolver.  Bah, lo pongo a medias. No tengo tiempo para escucharlo entero así que, por mi adicción a las listas, armé una con temas del segundo mejor disco de mis héroes musicales para salir de la cama y arrancar mi día con voluntad y entusiasmo. 

Siempre empiezo con “I’m only sleeping”, jamás lo salto, aunque John me hable de lo hermoso que es seguir durmiendo y soñar. De hecho, se dice que grabó el tema acostado. Es la melodía, la voz y la letra. Se desenvuelve como un tridente alucinante comparable con la MSN del Barcelona (Messi, Suárez y Neymar), la unión del pan con el salame y el queso o la perfección de un fernet con hielo y Coca un sábado de 27 grados a la tarde.

Después suena “For no one”. Un tema cortito y de desamor de Paul. Aunque sus balas siempre me entran, en este caso no me lleva al lugar oscuro que él propone. O si, pero lo absorbo rápidamente y recuerdo ese fracaso amoroso con un optimismo que ninguna otra herramienta me aporta. Tomo sus palabras, entiendo su confusión, su frustración y su incapacidad para aceptar lo sucedido, pero en vez de tirarme abajo consigo darlo vuelta y entender la necesidad de la otra persona de tomarse el palo. No creo que hayan sido tus intenciones Paul, pero gracias por ayudarme a superarla. 

Llega “She said she said”. Respiro profundo y termino de despertarme con el atrevido George. En este caso, lo que más me cautivó siempre fueron las guitarras filosas y casi criminales que se apoderan de mi cerebro. Me obliga a cerrar un poco los ojos y navegar por los sonidos hasta que una frase irrumpe para causarme un seudo escalofrío “Me está haciendo sentir como si nunca hubiese nacido” ¿Entiendo exactamente a lo que se refiere o qué quiso decir? ¡Claro que no!, pero me quedo con la simple sensación de mi piel y esa mínima sonrisa que expresa mi boca mientras canto bajito ese fragmento que cierra una estrofa perfecta. 

A esa altura ya pasaron 7 u 8 minutitos y no abrí Instagram ni WhatsApp, buena cosa, pero tengo que levantarme de la cama, así que, para finalizar mi mini lista recurro a los violines y violonchelos con alas. Suena “Eleonor Rigby” y no le presto mucha atención a la letra, aunque de vez en cuando lo que se pregunta Paul me hace pensar si la gente solitaria baja por el mismo tobogán que los demás o si llega por una catarata revoltosa, pero no estoy listo para contestármelo. Me permito cerrar los ojos por última vez y escuchar esas cuerdas moverse como si estuviesen vivas, gozando y sufriendo al mismo tiempo.

Termina la orquesta. Me siento en la cama  y apoyo los pies en el piso. Miro la lista antes de abrir los mails y me dan ganas de sumarle otro temita. Ahora no tengo tiempo para elegir pero como diría Lennon “mañana nunca se sabe”.

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *