Chau vicio


Me quiero despedir de ustedes de la manera que se merecen.

Cada uno me ayudó en algún momento distinto a tolerar mejor esta eterna pandemia que tanto nos agobia.

Vos qué me marcaste el camino y por lo bajo siempre me susurraste “seguime John” para que no me mande cagadas cuando ando medio detonado.

Vos qué, a pesar de mi ansiedad, supiste contenerte ante mis exabruptos y enseñarme algo nuevo todos los días.

Vos, si vos, que le pusiste el pecho a las balas por mi tantas veces y que a pesar de hablar un poco de más en tercera persona, sos el más humilde y atento.

Vos qué no solo dejaste que entre en tu vida sino también en la de tu familia. Junto con tu hermano, mi persona preferida del 2020, lograron que crezca la confianza en mi mismo y me han hecho sentir más importante, a pesar de ser ustedes los más exitosos del condado.

Ni hablar de aquellos viejos conocidos que me abrieron las puertas de esa hermosa casa en Verdansk al 512 dónde todo comenzó.

A todos ustedes quiero decirles adiós.

Ha muerto mi Play. La quedó lentamente. Comenzó colgándose hasta que se apagaron sus luces para siempre.

Solo me queda decirles que ojalá algún día nos volvamos ver en el Call of duty. Espero  encontrarlos en la Warzone con el sniper en la torre o corriendo al aeropuerto. Quiero volver a revivirlos cuando estén en las últimas y subir al helicóptero victoriosos gritando a las dos de la mañana.

Sueño con volver algún día a reventar un brasilero en el FIFA en el último minuto tirando un centro llovido para que definas de volea.

Voy a extrañar la Play, pero más los voy a extrañar a ustedes.

Con amor y entre lágrimas los despido. Un abrazo inmenso hermanos virtuales.

John Future

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *