Posts en esta categoria

Crónicas


Es sábado, son casi las cuatro de la tarde y aunque una parte de mi cuerpo me buchonea que debería tener resaca, lo único que siento ahora son ganas de abrir una birra y olvidarme de todo. Los últimos días, que en su mayoría no sé ni cuáles son, oscilo entre el aburrimiento, el paso del tiempo sin importancia y pequeños, pero muy valorados, momentos de fantasía donde me imagino haciendo cosas que no sé cuándo van a volver a suceder.

0 1.1k

Un viaje que termina con un encuentro mágica y una experiencia única.

0 1.2k

¿Cómo se vuelve a casa cuando dijiste que te ibas “para siempre”?

3 1.4k
Falso rayo de sol

Es primero de mayo, pero la sensación del feriado es difusa en este encierro.

0 1.1k

Como viven la cuarentena las personas presas.

2 1.4k
Soñar como Perrx

Estoy encerrada en mi casa como un tercio de la población mundial. Ya no cuento los días así que no sé cuantos voy, cuántos vamos; ni en Buenos Aires, ni en Roma, ni en Lanús. Estamos todos habitando una dimensión temporal trastocada, como a la que se ingresa en la sala de espera de un médico, o antes de una entrevista laboral. Rara. 

0 1.3k

Ya no sé si es tarde o temprano. Si tengo que despertarme o seguir durmiendo. Si tengo sueño o es simplemente una reacción defensiva de mi cuerpo sabiendo que se vienen horas y horas de un “insomnio permanente”. Ese que hace que todo lo que pase parezca parte de un sueño lúcido. Ese que me mantiene alerta como un robot y dormido como un oso en plena hibernación. 

1 1.3k
Añorando a un wacho

Estoy del otro lado del charco, viajando con amigas, pero no puedo dejar de pensar en ese wacho.

2 1.3k
El bar de la terminal

Crónica de una noche esperando el bondi en la terminal

0 1.2k

La espera, la cabeza y un cigarro te pueden cambiar la vida.

1 1.4k