Carta a Papá Noel


Carta a Papá Noel

Querido Papá Noel:

No tengo noción de haberte esperado de niño cerca de una chimenea. Creo que mi mamá nunca me habló de vos, nunca fuiste famoso en mi infancia. Sin embargo, hoy, a mis 33 años tengo muchas ganas de creer que existís, que tenés una barba larga y blanca y que te auspicia Coca Cola.

Tengo ganas de pedirte tantas cosas, Papá Noel, que no sé ni por donde arrancar. Pensándolo bien, más que pedir, te quiero contar. Qué sé yo, fue un año raro, el más difícil para mí y para muchos y no da andar pidiendo la última camiseta de Boca o una bici con cambios. Tampoco estoy para esa utopía de la paz mundial o una vacuna por cada arbolito. Este año, te quiero decir que estoy llegando a las fiestas con la lengua afuera, arrastrándola por el piso, con el barbijo lleno de malos alientos. No me contagié de covid, pero siento en todo mi cuerpo una gran cantidad de otros virus que me recorren de pies a cabeza.

Conocí un nuevo tipo de tristeza, una nueva cepa que se me incrustó en el pecho y que hizo metástasis. Ya decía yo que me sentía más pesado, pero pensaba que era por tanta papa frita y cerveza y no, era otra cosa. Pesa la tristeza, eh. Mierda que pesa. Cientos de kilos. Será por eso que cuesta levantar el cuerpo de la cama cuando pega el bajón. Lo bueno es que a cada palabra que pongo acá, se aliviana un poco más. Habrá que escribir mucho, entonces.

Igual quedate tranquilo, que no te la voy a hacer muy larga. Imagino que tenés laburo extra este año. Nada, fijate que podés traerme, algo de tranquilidad, un recreo entre tanta locura, un rato de paz. Si es mucho pedir, entonces sí, quizás la azul y oro, no hace falta la original. O un buen libro, alguno de Mariana Enríquez o de Camila Sosa Villada. Bueno, si también se te complica eso, con un par de cocas me arreglo, que seguro las tenés de canje. Yo pongo el fernet y brindamos. Los hielos corren por tu cuenta que acá ya arrancó el calor.

Bueno, loco, nos vemos en unos días, espero. La carta la pongo en el feed de Instagram y te etiqueto.

Abrazo grande.

Po Lanski

Pd: Cuidate, che, que sos paciente de riesgo.

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *