“Amiga voy a llegar media hora tarde”.

0 1k

Mi mente comenzó a embotarse y mi visión se tornó blanca y difusa. Cuando estaba a punto de desmayarme y caer al piso, alguien me sostuvo ágilmente y me sentó con suavidad en el pasto.

0 1k

A los 15 años ya marcaba mi personalidad de rockero rebelde, pero yo quería más y más hacerle notar a todos que yo al rock lo llevaba adentro como los Stones

0 1k

Si me cruzara al genio de la lámpara, sin dudas le pediría tener memoria absoluta.

0 1.1k

¿Viste cuando te dicen cuidado con lo que deseás porque se puede volver real? Para mi Argentina es eso, un deseo muy fuerte hecho sin consciencia.

0 1k

Yo ya te lo expliqué. No es que no quiera viajar con vos. No quiero viajar con tu ansiedad. No quiero sentir su peso en mi espalda o entre las sienes

0 1k

¿Me pueden explicar por qué me disfrazaban de panchera?, ¿Cuándo nació esa costumbre argentina?, ¿A quién se le ocurrió que era divertido ponerse un delantal con nuestros papás y repartir una torre de panchos?

0 1k

De chica tenía una fascinación por el programa “Vestido de novia”, que mostraba los altos y bajos de una prometida para encontrar la prenda de sus sueños

0 1k

Me transporto a mi infancia, a las tardes de juegos infinitos en la casa de mi abuela Lala, con mis hermanas y las vecinas del barrio, donde el tiempo parecía detenerse

0 1k

Una eterna discusión respecto a  la incorporación en el fulbito de nuevas personas, nos encontró chocando sobre nuestras posiciones

0 1k