Attention! 


Sólo para devolverle a la poesía su centellante aguijón de martirio vagabundo y escandalosa sexualidad. Que incomprensiblemente despreciado, romo y asceta, aún tienta a los artistas que cruzan el hielo del combate a comprometerse con sus fantasías caseras de armonía y ternura.

Porque quien envuelve sus lágrimas en capullos resistentes y decididos obtiene, a su tiempo, su propia seda.

Porque detrás de las nebulosas púrpuras y rubias de la perpetua noche astral vivimos nosotros, como selvas milenarias que no necesitan más que agua y luz.

Porque podemos escribir eternamente sobre la eternidad, mientras intentamos vernos de cerca para decidir si vale el esfuerzo abrazarnos en pos de un presente más humano y sensitivo que camine a nuestro lado.

Sólo para devolverle a la vida su inevitable hermosura de cielo despejado. Que sistemáticamente indefenso y mal cuidado aún espera de los hombres y mujeres que vencen el fuego del combate, un poco de valentía.

 

 

Sin comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *