¡Adiós 2021!


Lunes de nuevo. El anteúltimo del año, y el número 51 de este 2021 para ser más exacto. Me cuesta entender todavía cómo pasó tanto y tan rápido, aunque si pienso en retrospectiva siento que estoy en un laberinto sin fin desde hace más de un año y medio. ¿Pendemia? Ponele. Cualquier excusa sienta bien a la hora de darle explicación a los sentimientos del fin de año. Esa sensación extraña que es por demás vertiginosa, extasiante, voraz, preocupante… Inexplicable diría. 

Llega la hora de cerrar un año y uno piensa -porque sí vivimos maquinándonos hasta cuando no deberíamos- de si hicimos todo lo que “queríamos” hacer. Casi que uno arma una balanza donde pesan esas ganas que decoran el primero de enero con ideas, proyectos, pensamientos y sueños; con el contrapeso del esperado 31 de diciembre y el polvo que quedó de ellos. Polvo, porque en la vorágine que es la vida, lo que no se hace se va perdiendo en el espiral del tiempo y queda como eso: un mero recuerdo de una intención que no fue. 

Me pienso en ese abrazo de fin de 31 y esas copas brindando, con esa ilusión en los ojos de darle la bienvenida a un nuevo año, y acá estoy: arañando el final con algo de nostalgia pero con ganas de que se termine YA. Casi que no lo aguanto más. ¿Qué ganas de poder tener ese control remoto de Click y frenar la peli aunque sea por un rato, no? Una pausa entre tanto caos porque sí, las cosas pasan aunque no fuesen esos proyectos del principio, pero las cosas pasan. Buenas y malas, intensas y efímeras. Pero pasan. 

Hoy miro con miedo e incertidumbre este nuevo año que se viene. Me lleno de energía para armar la lista de “ ideas, proyectos, pensamientos y sueños”, porque aunque sé que es un poco en vano porque la vida es básicamente una sorpresa atrás de otra, no quiero llenar la copa por la mitad. Porque el 22 es el loco, el inesperado, ese volantazo del final cuando parece no haber ni una curva o la pirueta mal hecha que termina en aplausos… Es la sabiduría e insensatez para hacer lo que uno quiere sin saber cómo va a salir. Y acá estamos, a una semana para darle la bienvenida a esa locura. ¡Adiós 2021!

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.